Read this blog in English:

Lee mi otro blog, de reseñas de álbumes ilustrados:

Visita el blog de mis proyecto de filosofía con preescolares:

Visita la web del proyecto editorial de Filosofía Visual para Niños, Wonder Ponder.

lunes, 9 de julio de 2012

¡Shrek!: juicios estéticos, la relación entre deseo y belleza y por qué amamos lo que amamos

¡Shrek! de William Steig
Edición original en inglés: Farrar, Strauss and Giroux 1990. 
Edición actual en inglés: Square Fish, 2007
Edición en español: Libros del Zorro Rojo, 2012
Este texto es una reproducción adaptada de un módulo escrito por Hilary Pollan y editado por Jayme Johnson, traducido por mí misma para Teaching Children Philosophy, proyecto con el que colabora Filosofía de cuento con traducciones y aportaciones originales de módulos de debates filosóficos basados en libros infantiles.   



El cuento
Shrek es un ogro que vive con sus padres. Un día, éstos le dicen a Shrek que se vaya a ver mundo y hacer daño por ahí. Poco después de partir, Shrek se encuentra con una bruja que le lee el futuro: se casará con una princesa. Encantado con las perspectivas, Shrek sale en busca de la princesa. Por el camino lucha contra un enorme dragón, contra un valiente caballero, tiene pesadillas sobre niñitos felices, conoce a un burro que no para de hablar, y se pierde en un salón de espejos repleto de horripilantes Shreks. A Shrek no parece importarle demasiado el hecho de que su fealdad asuste a todo el que se encuentra. De hecho, ¡le encanta ser así de repugnante! Cuando finalmente Shrek conoce a su impresionantemente fea princesa, es amor a primera vista, se casan y viven horribles para siempre.

La filosofía en el cuento
Shrek vive en un mundo en el que percibe como bello lo que la población general suele considerar como feo. Como filósofos, nos preguntamos cómo definimos la belleza y la fealdad de los objetos. Los filósofos se refieren a los juicios sobre belleza y fealdad como juicios estéticos. Hay dos teorías principales al respecto: 1) que la belleza depende de los ojos con que se mira, es decir, es cuestión de gusto o preferencia personal, y 2) que hay una serie de normas o principios que hacen que algo sea bello. Los defensores de la segunda postura o teoría también sostienen que todas las personas con buen gusto reaccionarán de forma positiva ante un objeto bello, o, por decirlo de otro modo, que hay una aceptación universal acerca de qué es bello. Al preguntarnos qué es lo que hace que Shrek sea feo, por ejemplo, la primera teoría diría que Shrek es feo porque no gusta a los personajes a los que se va encontrando por el camino. La segunda teoría, en cambio, diría que Shrek es feo porque, objetivamente, no posee ningún grado de belleza. Es decir, según la segunda teoría, a Shrek lo consideramos feo porque, objetivamente, lo ''es''. 
Cómo definir la fealdad:
La madre de Shrek era fea y su padre era feo, pero Shrek era más feo que los dos juntos
  • (Echa un vistazo a un dibujo de Shrek) ¿Qué es lo que hace que Shrek sea feo?
  • ¿Cómo se siente Shrek acerca de su fealdad? ¿Le gusta o le disgusta?
  • ¿Qué sienten los demás personajes del libro hacia Shrek?
  • ¿Por qué piensan las personas que las cosas distintas son feas?
  • ¿En un concurso de belleza, cómo juzgan los jueces quién en la más bella/el más bello?

Shrek no sólo es feo de aspecto, también parece hacer cosas feas, cosas que a la mayoría de las personas les parecen sucias, fraudulentas y peligrosas. Aún así, Shrek es un personaje deseable. De modo que, por ejemplo, nos horroriza el placer narcisista que encuentra Shrek al descubrir que los cientos de criaturas horrendas que ve en el salón de espejos son todas imágenes de sí mismo, y sin embargo apoyamos a Shrek. Queremos que logre lo que quiere, que encuentre la felicidad. Como filósofos, nos surgen preguntas acerca de la conexión entre la belleza y el deseo. Solemos asociar lo bueno con la belleza y lo malo con la fealdad. Normalmente las personas desean lo que es bueno y por tanto las personas desean ver cosas bellas. Algunos filósofos, sin embargo, argumentan que en realidad no necesitamos desear algo para considerarlo bello. Esto significa que podemos desear cosas relacionadas con la belleza, pero que no es una parte intrínseca del placer de la belleza ni de la aceptación universal de la belleza. Esto no quiere decir, sin embargo, que la belleza no pueda producir deseo. Lo que resulta interesante en el caso de Shrek es que él ve su fealdad como belleza. Esto no sólo vuelve a plantear la pregunta acerca de la subjetividad u objetividad de la belleza; también proporciona un ejemplo de la conexión entre deseo y belleza. Shrek desea ser feo, porque para él la fealdad es bella.  
Parecer feo y ser feo:
Algunas cosas que hace Shrek, como golpear al dragón y al caballero, podrían considerarse crueles.
  • ¿Qué cosas crueles hace Shrek? 
  • ¿Qué cosas amables hace Shrek?
  • ¿Por qué decimos que una cosa es fea? ¿Sólo decimos que algo es feo si no nos gusta?
  • ¿Qué es lo que no nos gusta de alguien que nos hace pensar que son feos? ¿Es sólo cuestión de apariencia o depende también de otras cosas?
  • ¿Es posible pensar que alguien es bello incluso si hace cosas crueles?  
  • ¿Son más bellas las personas cuando sólo hacen cosas amables?

Esta mezcla del entendimiento subjetivo de la belleza y la conexión entre belleza y deseo vuelve a aparecer al analizar el amor de Shrek por la princesa fea. Como filósofos, nos preguntamos si se está enamorando de ella porque experimenta una reacción positiva a su belleza física. ¿Piensa que es bella? ¿O la quiere porque es como él? Algunos filósofos han dicho que querer a alguien es identificarse con él/ella. Es más, querer a alguien es tomar una decisión de adoptar o apostar por sus valores. Como filósofos cuestionamos la naturaleza del amor de Shrek y de la princesa y la naturaleza del amor en general.  



Amor y fealdad:
Shrek se enamora de la princesa porque es asombrosamente fea.
  • ¿Es posible que nos guste una cosa que es fea?
  • ¿Es posible amar a alguien que tiene verrugas o es peluda como la princesa?
  • ¿Las personas aman a otras personas o cosas exclusivamente por su aspecto?
  • ¿Sólo amamos a personas que se nos parecen?
Es importante subrayar dos cosas antes de abordar este libro con niños. En primer lugar, éste libro fue la inspiración para la famosa película que lleva el mismo título y, aunque el libro y la película comparten argumentos parecidos, tienen contenidos bastante diferentes. Este módulo es sobre el LIBRO y no sobre la película. En segundo lugar, este libro contiene vocabulario que convendría ver con los niños antes de leer el cuento.

Este texto es una reproducción adaptada de un módulo escrito por Hilary Pollan y editado por Jayme Johnson, traducido por mí misma para Teaching Children Philosophy, proyecto con el que colabora Filosofía de cuento con traducciones y aportaciones originales de módulos de debates filosóficos basados en libros infantiles.    

(c) de todas las ilustraciones de este post, William Steig, 1990. 
Este texto está disponible bajo licencia de Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada